Un nuevo refugio, ¿para quién? Para nuestros hermanos, los refugiados, los que sufren cada día huyendo de la guerra, los que se van de  su país y cuando llegan aquí esperan que los recibamos con amor y cariño. Pero nosotros, ¿qué hacemos?, les cerramos las puertas . Pero, ¿qué debemos hacer?, tú puedes hacer lo que quieras, pudes dejar a tus hermanos, a tú familia morir mientras estás en tu casa viendo esto, o puedes darles una casa, un nuevo refugio, donde puedan comer y dormir sabiendo que mañana alguien les despertará con todo su amor y cariño, compartiendo todo lo que tienen con ellos. A lo mejor crees que no merece la pena, porque no tienen nada con lo que pagarte, pues no tienen nada, y yo te respondo que con todo el amor que te dan, y la satisfacción después de hacerlo tedrías que pagarles tú a ellos. Ellos tienen los mismos derechos que tú, y no se merecen ser maltrados y dejar que mueran, sino darles un nuevo refugio donde puedan vivir bien, y que empiecen una nueva vida dejando atrás la guerra y la muerte. Cambia tu corazón, para que puedan tener una vida mejor. ¡Anímate, cambia tu corazón y dales un nuevo refugio!